Cuenta-poemas

 

Tres espectáculos unipersonales de Carmen Castrillo

que juegan con los límites entre la narración, la poesía y el teatro

  

 

LUNARES

Espectáculo para público adulto. 

Carmen Castrillo con la colaboración de Marieta Monedero. 

Una sola actriz-narradora de historias teje esta “sesión” con poemas, cuentos y pequeños monólogos de “sucedidos”, recorridos todos por la idea común de las dificultades y los logros de tantas mujeres que han querido y quieren ser libres. 

Mujeres conocidas o anónimas, cercanas, reales o imaginarias. 

Hay provocación, ternura, dureza y humor. 

 

 

SZYMBORSKIANA CON ALCACHOFAS

Espectáculo para público adulto. 

Siete poemas dramatizados, algún divertimento y un cuento. 

Desde que descubrí a Wislawa Szymborska me quedé fascinada. Sus poemas –y sus prosas- me provocan, me divierten, me zarandean, me descolocan… Es un viaje sin freno. No sabes hasta dónde te van a llevar. 

Wislawa te regala una mirada singular sobre cada cuestión: estás en lo cotidiano, en lo más pequeño y… de ahí, como quien no quiere la cosa, te traslada a lo más profundo. ¡Y ves el mundo de otra manera! 

¡Cuidado!, porque con ironía y humor puede lanzar golpes contundentes. Pero merece la pena. Dejad que os sorprenda. Corred el riesgo. 

Yo os la cuento a mi manera… Son mis Szymborskas. Y os las sirvo acompañadas … de unas cuantas palabras de Elena Poniatowska y un cuento… Un cuento de chuparse los dedos, y no exagero. 

  

Abrir (PDF datos y fotos) dossier Szymborskiana con alcachofas-C Castrillo2013  

Enlace vídeo  http://www.youtube.com/watch?v=WB2hmdBT6qk&feature=plcp  

 

BREVE QUE TE QUIERO BREVE

Espectáculo para público infantil y familiar (a partir de 7 años) 

Carmen, exploradora infatigable con tantas experiencias como canas y arrugas, se convierte en Nemrac cuando se sumerge en el mundo de los cuentos, Y cuando de poesía se trata, Carmen es Carmen, todo un poema (ha estudiado latines) y saca del doble fondo de su maleta… los secretos mejor guardados: que no voy a desvelar aquí porque dejarían de ser secretos. 

Los poemas –casi todos breves, brevísimos- le van saliendo a borbotones, o tranquilos, o disparados como pelotas de pimpón … 

a la vez que nos cuenta la historia de Ramón ¡el marino! y la abuela Agustina ¡la poeta!, parca en palabras y tan aventurera como su nieta. 

Carmen, o Nemrac (según venga al caso) es una malabarista de palabras: juega con ellas, las mima, las lanza al aire… y nos llegan como gritos en un cuento de miedo, como risas o disparates, como restos de naves en un poema de náufragos, como pétalos en uno de amor … 

Abrir dossier (PDF) Breve que te quiero breve-Carmen Castrillo